Inicio Internacional Lobos y perros reaccionan a la injusticia como los humanos

Lobos y perros reaccionan a la injusticia como los humanos

9 Min leídos
0
0
10

Excelsior

MADRID..-No sólo los perros, sino también los lobos reaccionan a la injusticia o la desigualdad de manera similar a como lo hacen los seres humanos o los primates.

Así lo confirma un nuevo estudio realizado por psicólogos comparativos del Instituto de Investigación Messerli de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, en Austria. Los lobos y los perros se negaron a cooperar en un experimento cuando sólo el compañero obtuvo un tratamiento o ellos mismos recibieron una recompensa de menor calidad.

Dado que este comportamiento es igualmente fuerte en lobos y perros, esta sensibilidad a la inequidad no es probable que sea un efecto de la domesticación, como se ha supuesto hasta ahora, sino que es más bien un comportamiento heredado de un antepasado común, según los resultados de este trabajo, que se detallan en un artículo publicado en ‘Current Biology’.

Diferentes especies de primates muestran también esta sensibilidad a la inequidad, pero apenas se ha investigado si otras especies también se dan cuenta de la desigualdad y reaccionan ante ella. Varios estudios con perros eran al menos indicativos de alguna forma de aversión a la desigualdad, por ejemplo, cuando los perros no obtuvieron comida, pero sus compañeros sí la tuvieron por la misma acción. Hasta ahora, esta habilidad en los perros se ha atribuido a su adaptación a los seres humanos, es decir, la domesticación.

Sin embargo, sus parientes más cercanos, los lobos, exhiben la misma aversión a la desigualdad, como han comprobado expertos del Instituto de Investigación Messerli y el ‘Wolf Science Center’ de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena. Cuando los animales presionaron un zumbador -aparato que emite un zumbido constante– después de que el entrenador les pidiera que lo hicieran y no recibieron nada o una recompensa de menor calidad en comparación con sus parejas por la misma acción, se negaron a participar en el experimento antes.

El comportamiento fue similar en lobos y perros igualmente criados que tuvieron, por lo tanto, la misma experiencia de vida, lo cual indica una habilidad heredada de un antepasado común. Así, la domesticación no es la única razón por la que los perros reaccionan a la inequidad, según los investigadores.

Los científicos Jennifer Essler, Friederike Range y Sarah Marshall-Pescini investigaron el comportamiento de ambas especies caninas en una prueba sin recompensa y una prueba sobre calidad en la que llevaron a los dos animales a dos recintos adyacentes. Cuando se les pidió que lo hicieran, tenían que presionar alternativamente un botón con sus patas para obtener una recompensa.

LA JERARQUÍA IMPORTA
“En la prueba de la no-recompensa, solamente el socio consiguió un convite en cada prueba, pero el animal de la prueba no consiguió nada. En el experimento de la calidad, ambos animales recibieron una recompensa, pero se dio trato preferente y de mayor calidad otra vez al compañero”, explica Jennifer Essler.

La capacidad de darse cuenta de esta inequidad se hizo evidente cuando se negaron a continuar el experimento. Pero curiosamente, los animales continuaron fácilmente cuando no había pareja. Esto demostró que el hecho de que ellos mismos no recibieran una recompensa no era la única razón por la que dejaron de cooperar con el entrenador –apunta Range–. Se niegan a cooperar porque el otro consiguió algo, pero ellos mismos no”.

Además, en la prueba de calidad, lobos y perros se negaron a seguir cooperando con el entrenador y presionar el zumbador. “Esta reacción no ha sido demostrada hasta ahora en experimentos, pero confirma aún más claramente que los lobos y perros realmente entienden la inequidad”, dice Essler. Sin embargo, los lobos eran considerablemente más sensibles que los perros, requiriendo más órdenes del entrenador para seguir trabajando.

El rango de perros y lobos en el grupo era un factor adicional para el punto en el que los animales se detuvieron a cooperar.

Los animales de alto rango se frustran más rápidamente por la desigualdad porque no están acostumbrados a esta situación: no recibir nada o sólo de baja calidad –subraya Range–. Por lo tanto, la jerarquía en su grupo está directamente relacionada con su reacción a la inequidad”.

Después de los experimentos, los investigadores también evaluaron si los animales interactuaban con sus compañeros de ensayo o con el entrenador en un recinto neutro. Los lobos que habían experimentado la desigualdad se mantuvieron alejados de los humanos, pero los perros no.

“Incluso, si estos animales no viven directamente con los seres humanos, son más susceptibles a nosotros. En este punto, la domesticación parece influir en el comportamiento de los perros. Su estrecho contacto con los seres humanos como mascotas podría, por lo tanto, reducir su comportamiento en tales situaciones en lugar de dispararla”, concluye.

 

Cargar más artículos
Cargar más artículos de admin39
Cargar más artículos en Internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con * *

Comprobar

#SoloEnOaxaca Guelaguetza 2017